Citomegalovirus: prevención

Una higiene cuidadosa es la mejor prevención contra el citomegalovirus. Los profesionales sanitarios tienen el mayor riesgo de exposición, pero debido a las precauciones utilizadas en el ámbito de la atención de salud, el riesgo de contraer la enfermedad es muy bajo.

Puede tomar estas precauciones para ayudar a prevenir la infección por CMV:

  • Lávese las manos con frecuencia. Use agua y jabón durante 15 a 20 segundos, especialmente si tiene contacto con niños pequeños o los pañales, baba u otras secreciones orales. Esto es especialmente importante si los niños asisten a la guardería.
  • Evite el contacto con las lágrimas y la saliva cuando se besa a un niño. En vez de besar a un niño en los labios, por ejemplo, dar un beso en la frente. Esto es especialmente importante si usted está embarazada.
  • Evite compartir alimentos o beber de la misma copa que los demás. Compartir vasos y utensilios de cocina se puede propagar el virus CMV.
  • Tenga cuidado con los objetos desechables. Al desechar los pañales, pañuelos y otros artículos que han sido contaminados con fluidos corporales, tenga cuidado de no tocar las manos en la cara hasta después de lavarse bien las manos.
  • Practique el sexo seguro. Use un condón durante las relaciones sexuales para prevenir la propagación del virus CMV a través del semen y los fluidos vaginales.

Las vacunas experimentales se están probando para las mujeres en edad fértil. Estas vacunas pueden ser útiles en la prevención de la infección por CMV en las madres y los niños, y reducir la probabilidad de que los bebés nacidos de mujeres que se infectan durante el embarazo desarrollarán discapacidades. Si usted tiene un sistema inmune comprometido, puede beneficiarse de tomar medicamentos antivirales para prevenir la enfermedad por CMV.